A TRAVÉS DE LA MIRILLA - ConMiAlmaAlAire

A TRAVÉS DE LA MIRILLA





A través de la mirilla, no conseguía apreciar casi nada porque estaba a oscuras. De repente, la luz con sensor se encendió con el movimiento de dos siluetas. Andrea estaba acompañada por un chico bastante atractivo, alto, moreno y atlético. Era el típico chico guaperas, con cuerpo de modelo, válido para portada de una revista masculina como Men´s Health. Vamos inaccesible y que nunca se fijaría en una chica normalita como yo. Dicho chico le susurraba algo al oído, Andrea lo miró de reojo y sonrió lascivamente. Él la cogió por su estrecha cintura, la acercó a su cuerpo ( seguro repleto de músculos inimaginables ) y le acarició su cabello. Ella se dejó hacer. Sus miradas se cruzaban y sus respiraciones cada vez eran más rápidas. Uy, ¡que aquí hay tomate! 

Madre mía, allí estaba yo, tras la puerta como una completa cotilla. Estaba siendo testigo de lo que allí acontecía. Me sentía mal por ser tan poco discreta ¿Mi vida estaba siendo tan aburrida últimamente que ya comenzaba a actuar como las vecinas del 2ºb? No me gustaría que fuera así. Siempre estuve en contra de esa gente que no tiene más que hacer que contemplar la vida de los demás. Bueno, si solamente es contemplar no me parece tan mal. Lo que de verdad me repatea es la que inventa chismes. Como ocurrió en el verano pasado. Os pongo en situación. Mi tía segunda me preguntó si había abortado, eso había oído en el bar del barrio. Eso no fue lo peor, no es que me lo dijera delicadamente, sino a bocajarro y en una de nuestras reuniones familiares en casa de mi abuela, ahí delante de toda la familia. Como comprenderéis no fue plato de buen gusto para mí. Mi reacción lógicamente fue de sorpresa, de rabia y me quedé con los ojos aguados. Luego, me puse roja como un tomate. Llegué a notar toda mi sangre concentrarse en mis mejillas. No era verdad que tuviera un aborto. Hay chismes que pueden hacer mucho daño. Estaba gorda, ¿y? La gente me vería embarazada en vez de gorda. Y como el bebé no asomaba, aborto inventado.

Bueno, tampoco dramaticemos, no estaba bien que espiara a Andrea y a su bombonazo, pero yo no lo iría contando, no soy así. Bueno, quizá llamaría a Marcia pero sólo para que se escandalizara como ella siempre hace y reírme un poco con sus ocurrencias. Ella era siempre tan puritana.  La estoy escuchando "¡qué descarados, que se vayan a un hotel!". El caso es que su piso está arriba, ¿por qué motivo se habían quedado en mi rellano? En estos y otros dilemas estaba. A pesar de ello, mis pestañas seguían rozando la lente que aumentaba la visión exterior, en su punto más interesante. 

El chico que como no sé su nombre lo bautizaré como Chico X. Pues, él besó ardientemente a Andrea en sus labios carnosos pintados de rojo carmín. Con sus dos manos cogió su cara como si fuera la de una muñeca de porcelana a punto de romperse. Andrea se agarró fuertemente a la cintura de él. Las manos de él bajaron desde su cara hasta su cuello perdiéndose intencionadamente en el canalillo de su vestido con escote pronunciado. Se dieron varios morreos y magreos. Las manos de Chico X no paraban de juguetear con el vestido de ella. Comenzó a subírselo lentamente hasta la altura de las rodillas. De repente, un roce en mis tobillos distrajo mi atención. Era Bruma que no quería perderse la escena. La cogí en el regazo, le rasqué la cabeza como a ella le gusta y me dirijí de nuevo a la mirilla.

-MIAU, MIAU, MIAU- Maulló repetitivamente cual alarma de despertador. Clavé mi mirada enojada en sus ojos pero no hizo efecto. Siguió maullando. Siempre tan oportuna. 

Maldita sea. La escena se paró. Ambos personajes de mi película erótica improvisada volvieron a la realidad. Miraron para mi puerta y yo me quedé quieta como una estatua, casi prescindiendo de respirar, no quería que notaran mi presencia. Pero Bruma seguía maullando. ¡Es que no podía haber sido más acertada esta minina! Andrea lucía un vestido negro ceñido y unas sandalias preciosas plateadas a juego con su clutch. Se acercó a mi puerta. Yo estaba temblando y agradeciendo no haber dejado ninguna luz encendida, sino sería descubierta.

-Bruma, bonita, Bruma- susurró Andrea suavemente. 
-Andrea, ¿qué haces? Es muy tarde...- pronunció Chico X- No sabía que tuvieras una gata. Desde luego, siempre me sorprendes. Abre la puerta ya.
-Uhm. Resulta que me confundí mi piso es más arriba- después comenzó a reirse sin parar.- Me acabo de dar cuenta por la gata- Sus carcajadas resonaron por todo el edificio. Él le tuvo que tapar la boca y ni corto ni perezoso la levantó por la cintura y se la llevó escaleras arriba antes de que el vecindario saliera al rellano ante tal escándalo.

Así fue como los perdí de vista. Tardaron bastante tiempo en abrir la puerta. Quizás no encontrara las llaves, muy típico de Andrea, o los Gin Tonic habían sido más de lo habitual. Por fin, oí taconear por el piso y un portazo. Los oí que se dirigían a la habitación. Así que yo me fuí directa de nuevo a mi punto de origen: la sala con mi sofa y mi mantita, la serie de Stranger Things, la tarrina  vacía de helado de tarta de queso con fresas y mi confidente minina Bruma. A lo largo de la noche, un pensamiento me rondaba, era mi primera vez como voyeur y me había quedado con ganas de más. Un mundo nuevo desconocido se abría ante mí. 


*Valerie G.




4 comentarios:

  1. me gusta, pero me gustaría más que las historias siguiesen mas paginas jajaja soy una deboradora de libros e historias y si son de amor... que te voy a decir jajajaja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola querida Brida. Muchas gracias por leerme y siempre darme tus opiniones. Poco a poco escribiré más asiduamente y los relatos serán más largos. Prometido. Los personajes serán los mismos.
      Te repito, muchas gracias por tu aportación me da mucho ánimo a seguir.
      Un abrazo enorme.

      Eliminar
  2. Hola guapísima!
    Yo haría lo mismo, quien no va a mirar por la mirilla y mas una chica como Andrea con ese chico tan imponente... me tienes enganchada, fascinada con la lectura, aquí me tienes y me temo que voy a ser un fan tuya.
    Un besazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola miaupotingues! Muchas gracias por tus palabras. En breve, siguiente relato... ¿qué pasará? Me alegro que te guste Andrea y Chico X, y ¿Bruma? ¿no es adorable? Tiene su álter ego en mi casa. jejejeje
      Gracias por tu apoyo. Un abrazo enorme.

      Eliminar

instagram